sábado, 17 de junio de 2017

El raro prodigio que aconteció a fray Lorenzo de la Madre de Dios (1570-1645)

The rare prodigy that happened to Brother Lorenzo de la Madre de Dios (1570-1645)

Fray Lorenzo de la Madre de Dios nació en Madrid en 1570, tomó el hábito de Carmelita Descalzo a los 18 años, y ostentó diversos cargos como Maestro de novicios, Lector de Teología, Rector de Coimbra y Prior de Évora y Almodóvar. Sus padres y algunos de sus hermanos tuvieron estrecha relación con Teresa de Jesús.
Al final de su vida pidió retirarse al convento de Carmelitas de Campo de Criptana (Ciudad Real), donde falleció en 1645. 
 Iglesia del Convento de los Carmelitas Descalzos en Campo de Criptana (Fot.: Zarateman)

Diez meses antes de morir, una perlesía paralizó completamente sus miembros, obligándole a permanecer en cama. Allí aconteció el suceso –con los piojos y las hormigas como protagonistas– que narró Fray Manuel de San Jerónimo en su Reforma de los descalzos de nuestra señora del Carmen (1710): 

Diole Dios [a fray Lorenzo] una plaga en que ejercitó mucho su paciencia, porque como veía poco y no podía espulgarse, abundaban su ropa y pobre tarima de muchos piojos. Más aquel Señor que, como dijo David, cerca la cama de los enfermos, dispuso (¡o caso prodigioso!) que de la huerta subiese por la ventana de la celda un numeroso escuadrón de hormigas, y entrándose en la cama del enfermo, tomaba cada una un piojo en la boca, y se volvía a su nido, y haciendo esto todos los días, le limpiaban la cama y daban aquel alivio que el enfermo no podía tomar por sí mismo. Notó un día el enfermero el rastro de las hormigas que había desde la ventana a la tarima, y queriendo barrerlas o matarlas, le dijo el enfermo: déjalas bobo, ¿no ves cómo me quitan los piojos? Y esto depuso bajo  juramento el enfermero, que era el hermano Juan de la Encarnación.
Avisado el prelado de este suceso, lo tuvo por casualidad; y como llegase ya el invierno, mandó que subiesen al enfermo al cuarto alto del poniente y lo pusiesen en la celda primera, que estaba todo bien extraviada del sitio donde al principio recibió el beneficio referido. Más Dios, que gobernaba a las hormigas para el alivio de su siervo, les enseñó el camino, y subiendo una pared de mampostería, más de tres estados de alto, entraban por la ventana de la celda del enfermo, subían a su cama por un banquillo de la tarima, y la limpiaban de los piojos todos los días, siendo testigos de esta maravilla no solo todos los conventuales, sino mucho seglares de la primera nota de la Villa, que oyendo referir el prodigio quisieron por sí mismos examinarlo; y asombrados del poder y piedad divina, lo depusieron luego en las informaciones que se hicieron para la memoria de las futuras edades.
Siendo ya la del venerable padre de setenta y cinco años, y teniendo cincuenta y siete de Hábito, pidió le diesen los sacramentos, que recibió con singularísima ternura y edificación; y pidiendo perdón a todos de su vida, a quien él llamaba ociosa y mal lograda, la entregó a su creador a dos de diciembre de este año de cuarenta y cinco en que nos lleva la historia. Fue su muerte sentidísima no solo en Criptana, sino en toda la comarca, porque la fama de su virtud heroica lo tenía en los corazones de todos, y como lo arrancó la muerte, sintió cada cual como propia la pérdida. Compensaban su dolor pidiendo por reliquias sus remiendos, los cuales acrecían la devoción por muchos y tan poco curiosos que algunos estaban cosidos con hilo bramante, y otros eran de diversa color de la que pedía lo remendado; con que se confirmaban todos de aquella virtud insigne que por atender al Cielo apreció en tan poco las cosas del mundo.
Depositaron su cuerpo en el ángulo del claustro, delante del Altar de Señora Santa Ana, señalándolo su sepulcro por haber sido tan señalado el venerable padre en sus letras y virtudes; por las cuales, en cumplimiento de lo que dijo el Espíritu Santo, que los que enseñaron a muchos en este mundo resplandecerán en el Cielo como Estrellas brillantes, entiende mi piedad que el venerable Fray Lorenzo de la Madre de Dios es hoy en el Cielo Lucero de primera magnitud.

lunes, 29 de mayo de 2017

Hormigas fósiles. Colección de Julián Hontanilla

Fossil ants. Julián Hontanilla Collection

Mi amigo Julián Hontanilla tiene en Madrid una espléndida colección privada de hormigas fósiles que ha ido adquiriendo a lo largo de los años. Hace poco tuve la osadía de pedírsela para echarle un vistazo e intentar fotografiar las 84 piezas que contienen obreras y alados. Julián accedió con toda amabilidad. Las hay de ámbar del Báltico (Eoceno), de ámbar de Santo Domingo (Mioceno), y de copal de Colombia, Madagascar y Mozambique (Plioceno). De algunas piezas se desconoce su procedencia.



Me ha parecido interesante mostrar al curioso y al especialista todas las imágenes que pude sacar de las hormigas fósiles de esta colección. Para fotografiar las piezas las sumergía en una solución de agua azucarada al 66%, tal como recomiendan De Andrade y Baroni Urbani (1999). Esta solución, que tiene un índice de refracción cercano al del ámbar, corrige considerablemente los problemas derivados de la curvatura e irregularidades de la pieza,  lo que redunda en una mejor visualización de los ejemplares. Dado que el ámbar y el copal flotan en dicha solución, hundía las piezas fijándolas a tuercas de distintos tamaños mediante masilla adhesiva.


He elaborado una tabla, pendiente de completar y corregir, con el número de cada pieza, los especímenes en cada una de ellas, el periodo al que corresponden, el género de hormigas probable y la colección en que se encuentran. He añadido al final 3 fósiles de mi propiedad. Entre los géneros que he creído distinguir están: Camponotus, Cephalotes, Crematogaster, Dolichoderus, Ectatomma, Formica, Lasius, Pseudomyrmex y Tetraponera. De particular interés, por escasas en el registro fósil, serían Ectatomma sp (nº 82, sin datos de procedencia), Tetraponera ocelata (nº 42 y 83) y Dolichoderus mesosternalis (nº 10), ambas últimas del Eoceno Báltico (55-38 millones de años). La hormiga de la pieza nº 25, también del Eoceno Báltico, tiene aspecto de Myrmica y semejanzas con las obreras del género Eocenomyrma (Dlussky y Radchenko, 2006). La pieza nº 37, del Mioceno de Santo Domingo, alberga 18 obreras de la misma especie cuyas mandíbulas tienen dentículos tanto en el margen masticatorio como en el margen basal. Lo notable es que en la misma inclusión aparecen 2 moscas fóridas que, con toda probabilidad, estaban parasitando a las hormigas.
Cualquier sugerencia para corregir o completar la lista será bienvenida.

Referencias
  • De Andrade ML, Baroni Urbani C. 1999. Diversity and adaptation in the ant genus Cephalotes, past and present. Stuttgarter Beitrage zur Naturkunde Serie B (Geologie and Palaontologie) 271: 1-889.
  • Dlussky GM,  Radchenko A. 2006. A new ant genus from the late Eocene European amber. Acta Palaeontologica Polonica 51(3): 561-567.