jueves, 21 de junio de 2012

San Vicente Ferrer y las once sabidurías de las hormigas

St. Vincent Ferrer and the eleven wisdoms of the ants

San Vicente Ferrer  (Valencia, 1350-1419) fue un hombre austero, jovial y de sólida formación académica. Publicó varios tratados filosóficos, teológicos e históricos. A partir de 1399 dio un giro a su vida e inició una intensa actividad predicadora que le llevó a recorrer diversos países de la Europa occidental. Se conservan numerosos sermones suyos en valenciano, castellano y latín.

San Vicente Ferrer predicando (Alonso Cano, 1644-1645)

Entre estos sermones se halla un curiosísimo texto valenciano en el que, siguiendo la tradición de los exempla medievales, pone a las hormigas como ejemplo de los hombres. Ferrer recurre a las narraciones clásicas de Plinio, Eliano o Esopo, pero el conjunto de las “Once sabidurías de las hormigas” parece indicar que debió observar a las hormigas con interés mientras peregrinaba incansablemente a pie o en mula.
La transcripción del texto aparece en el artículo de Roque Chabás (1902) “Estudio sobre los sermones valencianos de San Vicente Ferrer que se conservan manuscritos en la Biblioteca de la Basílica Metropolitana de Valencia”, Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos VI (3): 155-168. La dificultad que suponía su traducción al español me llevó a contactar con los Dominicos a través de su web (www.dominicos.org). Me escribió entonces Fray Alfonso Esponera Cerdán, de la Orden de Predicadores y Director del  Centro de Estudios sobre San Vicente Ferrer. Esponera, teólogo e historiador, experto en la vida y obra del santo, tuvo a bien traducirme el bonito texto sobre las hormigas. Desde aquí, mi más sincero agradecimiento.
*****

San Vicente Ferrer

LAS ONCE SABIDURÍAS DE LAS HORMIGAS PARA IMITACIÓN DE LOS CRISTIANOS

(Traducción de Alfonso Esponera Cerdán op)

            Once sabidurías de la hormiga, las cuales cada uno de vosotros debe tener en sí y tomar ejemplo de ella.
            La 1ª es que así como Dios da a los hombres la noche para el reposo y el día para el trabajo y a los animales lo contrario, la hormiga noche y día no cesa de trabajar.
            La 2ª es que todas las hormigas van por un camino y por una buena carrera.
            La 3ª es que las hormigas cuando van por su camino se besan unas a otras. Así debemos hacer nosotros, besarnos por la paz y buena concordia, remitiéndonos los rencores. Y por eso se da la paz en la Misa en la iglesia. Y por eso está mal hecho cuando se da la paz con la patena que todos besan en ella, que solamente debe ser besada por uno y aquel dar la paz a un hombre y aquel a todos los otros, y a una mujer con otra patena y aquella a todas las otras.
            La 4ª  es que la hormiga lleva mayor carga y más pesada que ella.
            La 5ª es que si alguna hormiga lleva alguna carga ella sola y no la puede llevar, va otra y le ayuda.
            La 6ª es que si alguna de ellas está enferma y no puede ir a la casa o agujero, la otra la lleva al agujero donde vive.
            La 7ª  es que si alguna de ellas muere, las otras le conducen al agujero, esto es a la fosa.
            La 8ª es que la hormiga a la tarde nunca deja el trigo fuera, antes bien lo oculta en cuanto puede.
            La 9ª es que el trigo corrompido y malo lo saca del agujero.
            La 10ª es que la hormiga durante todo el tiempo del verano junta muchos trigos y hace buena provisión para el invierno, de tal forma que en el invierno pueda reposar y tener su provisión de tal modo que en el invierno no tenga que salir a mendigar.
            Pero se lee en una fábula. La cigarra ya veis que en el verano todo el tiempo canta y hace ruido, y cuando viene el invierno no tiene qué comer. Ella  va a la hormiga y le pide que por amor de Dios le preste trigo que pueda comer, porque tiene mucha hambre. Y la hormiga le responde: ¿Y qué hacías en el verano, por qué no recogiste? Ella le responde: En el verano yo cantaba y hacía ruido y no junté. Y la hormiga riéndose le dice: Comadre, dado que en el verano cantas, baila ahora en el invierno. Y no le da y así la cigarra muere de hambre.
            La 11ª es que todas las hormigas se soportan unas a otras y hay muchas en una casa, esto es lo que hacen en el agujero que habitan… Y nosotros no podemos comportarnos ni sufrir, no solamente en una casa, lo que es peor, en una villa o ciudad o calle, por los bandos y otras cosas que llevan a la perdición.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada