miércoles, 8 de mayo de 2013

Las vueltas de Tapinoma nigerrimum

The turns of Tapinoma nigerrimum

En 1921 William Beebe descubrió en la Guayana los círculos o vórtices masivos que forman a veces las hormigas legionarias. Miles de obreras giraban interminablemente recorriendo una circunferencia de más de 300 metros... El fenómeno acontece cuando un grupo de obreras pierde el rumbo general de la columna de avance y eventualmente trazan un círculo mientras segregan pista feromonal. Otras obreras cercanas irán añadiéndose al asombroso vórtice emergente.

Vórtice de hormigas legionarias basado en una fotografía (según Schneirla, 1944)

Además de estos vórtices masivos es posible observar de vez en cuando, en varios géneros de hormigas, giros circulares estrictamente individuales y repetitivos cuyas causas son completamente desconocidas. El otro día, mientras paseaba por un parque de mi barrio, asistí a uno de estos desplazamientos circulares efectuado por una obrera de Tapinoma nigerrimum que se encontraba a unos 15 cm del sendero establecido por las obreras de su colonia. Le pedí el teléfono móvil a mi mujer y grabé este pequeño video:


Pude observar el fenómeno durante unos 10 minutos, pasados los cuales la obrera dejó de dar vueltas (siempre en sentido contrario a las agujas del reloj) e inició una marcha normal. Al analizar las secuencias me sorprendió constatar la existencia de un patrón constante: la hormiga daba primero 4 vueltas lentas de radio corto (radio casi nunca mayor que la longitud de su cuerpo), e inmediatamente después aceleraba bruscamente para realizar 3 vueltas rápidas y más grandes, a veces con desplazamiento del centro de giro y trayectoria espiral. Tras los círculos grandes la hormiga ralentizaba el movimiento y reiniciaba los círculos pequeños. Las cuatro vueltas pequeñas duraban en total unos 10 segundos, las tres grandes sólo dos segundos.
En la siguiente animación, realizada puntuando la trayectoria de la hormiga mediante software de tracking manual, puede apreciar el lector las dos fases, lenta y rápida, del fenómeno observado. Nótese que los círculos pequeños tenían que estar más solapados, y que la separación entre ellos se debe en buena parte al desplazamiento de la cámara durante la filmación.


El tema es verdaderamente intrigante. ¿A qué se debe este movimiento repetitivo circular? ¿Por qué sigue un patrón constante? La explicación de este fenómeno podría arrojar, quizá, nueva luz sobre el mecanismo de orientación de las hormigas.


Referencias 
  • Beebe, W. 1921. Edge of the Jungle. Henry Holt, New York.
  • Schneirla, T. C. 1944. A unique case of circular milling in ants, considered in relation to trail following and the general problem of orientation. American Museum Novitates (1253): 1-26.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada