lunes, 24 de febrero de 2014

Hormigas estatutarias

Statutory ants

En la segunda mitad del siglo XVIII se fundaron, bajo el auspicio de la monarquía española, las llamadas Sociedades Económicas de Amigos del País. El propósito de estas sociedades era el fomento cultural y económico de las diversas regiones. 
En 1781 Antonio de Sancha (que fuera encuadernador de varias academias españolas y editor de autores clásicos) preparó los estatutos de la Sociedad Económica de Asturias. En la portada figura un curioso emblema con hormigas.

Emblema de la Sociedad Económica de Asturias (1781)

Sobre el significado de dicho emblema, comenta Sancha:
La empresa o sello es un hormiguero de que sale una serie de hormigas vacías, y vuelve otra de hormigas cargadas, habiendo quedado a la puerta algunas otras para la introducción de lo que éstas conducen; con ello se quiso aludir a la común aplicación que deben demostrar los socios. En la parte superior se lee esta sentencia: Disce sapientiam.

La sentencia en cuestión, “Aprende a ser sabio”, procede del Libro de los Proverbios de Salomón, en cuyo capítulo VI, 6-8, leemos:
Ve a la hormiga, oh perezoso,
Mira sus caminos, y aprende a ser sabio;
La cual no teniendo capitán,
Ni gobernador, ni señor,
Prepara en el verano su comida,
Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada