miércoles, 19 de febrero de 2014

Un emblema de Ulrich Kraus

An emblem of Ulrich Kraus

Johann Ulrich Kraus (1655-1719) fue un notable grabador y editor alemán cuyo preceptor, Melchior Küsel, fue discípulo de Matthäus Merian. La hija de este último, Anna Maria Sibylla Merian, se convirtió, como todos los citados, en magnífica ilustradora, además de naturalista. En 1705 dio a la estampa su famosa obra Metamorphosis insectorum Surinamensium, en una de cuyas láminas dibujó hormigas americanas:

Lámina de Metamorphosis insectorum Surinamensium (Sibylla Merian, 1705)

Kraus publicó en 1706 un volumen titulado Heilige Augen und Gemüthslust, con numerosas ilustraciones y textos bíblicos acompañados de emblemas. Uno de estos emblemas representa el misterio cristiano de la Trinidad:

Ilustración de Heilige Augen und Gemüthslust (Ulrich Kraus, 1706)

En la parte superior hay un fragmento de una epístola de San Pedro que comienza así: En fin, vivan todos unidos, compartan las preocupaciones de los demás, ámense como hermanos, sean misericordiosos y humildes… Debajo están el Espíritu Santo (simbolizado por la paloma de la paz con una rama de olivo en el pico), Dios Padre y Jesucristo. 
En la parte inferior del emblema aparecen unas hormigas:


Bajo las hormigas se lee el siguiente lema: Sociam sub pondere levat, “ayuda a su compañera con la carga”. Efectivamente, varias hormigas colaboran para acarrear alimento. La forma de las obreras, con sus patas largas y extendidas, recuerda las dibujadas por Meriam. Y el dato registrado hace 300 años es revelador. Los observadores de entonces conocían muy bien el transporte comunal de presas o alimentos grandes. Hoy sabemos, además, que las hormigas realizan transportes secuenciales en los que varias obreras se reparten, en tramos sucesivos, el acarreo de alimentos hacia el nido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada