miércoles, 26 de marzo de 2014

Representación de la hormiga en la Antigüedad Clásica

Ant representation in Classical Antiquity

Cuando hace poco encontré una representación egipcia de la hormiga, sospeché que podría no ser casual, y que acaso estos insectos sociales habían dejado su impronta en otros objetos de artesanía antigua. Escribí entonces al sabio egiptólogo Dimitri Meeks para que me orientara sobre alguna obra de historia antigua donde pudieran estar representadas las hormigas. Me indicó el libro Mira et magica de Hanna Philipp (1986). Por suerte pude hallarlo en la magnífica biblioteca Tomás Navarro Tomás, del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC en Madrid. 
Allí aparecían dos pequeñas piedras ovaladas de poco más de 1 cm: 1) un jaspe de origen desconocido con la figura grabada de Deméter, la diosa griega de la agricultura y la fecundidad, sosteniendo unas espigas de trigo en la mano derecha, y con una hormiga a sus pies (siglo I a. C.- s. I-II d. C.). 2) una ágata con una hormiga tallada (s. I d. C.). 

Jaspe con la diosa griega Deméter y una hormiga tallada. Siglo I a. C.- s. I-II d. C. (Philipp, 1986) 

Ágata con una hormiga tallada. S. I d. C. (Philipp, 1986)

Estos nuevos datos avivaron aún más mi curiosidad, y en breve me vi consultando diversas obras y descubriendo, para mi sorpresa, que las hormigas fueron un motivo extensamente empleado en la Antigüedad Clásica. Fundamentalmente las tallaban en piedras de 1 a 2 cm, entalles de jaspe, amatista, ágata, cornalina, mármol, calcedonia…, a veces para engastarlas en anillos decorativos, o a modo de gemas o camafeos, pero también con significados simbólicos o mágicos. El simbolismo resalta especialmente en la vinculación de las hormigas con la agricultura y el trigo. 
Véanse los siguientes entalles tomados de la obra Tier und Pflanzenbilder auf Münzen und Gemmen des klassischen Alterums (Imhoof-Blumer y Keller, 1889):

Tres entalles representando a Ceres, diosa romana de la agricultura (Imhoof-Blumer y Keller, 1889)

Entalle con dos hormigas tirando de un arado (Imhoof-Blumer y Keller, 1889)

Entalle con una espiga de trigo y una hormiga (Imhoof-Blumer y Keller, 1889)

Excepcionalmente, Imhoof-Blumer y Keller ilustran también una hormiga alada junto a una mujer echada y una grulla:

Entalle con una mujer, una hormiga alada y una grulla (Imhoof-Blumer y Keller, 1889)

Este otro entalle, con una inscripción griega, aparece en la obra Les pierres gravées du cabinet numismatique de l’Académie Roumaine (Gramatopol, 1974):

Cornalina con hormiga tallada. S/f (Gramatopol, 1974)

Adviértase que muchas de estas hormigas sujetan un grano de trigo entre sus mandíbulas. Se trata, por tanto, de hormigas recolectoras, a no dudar del género Messor, ampliamente distribuido por toda el área mediterránea. Como relató Salomón, son hormigas sabias, previsoras, que simbolizan abundancia y prosperidad.
En el Museo Arqueológico Nacional de Madrid se conservan estos dos entalles romanos (Casal, 1990):

Ágata y amatista con hormigas talladas. Época romana, s. II-III d. C. (Casal, 1990)

Recientemente se descubrió en Valencia, en el yacimiento romano de Faldetes, una piedra de cornalina con una espléndida hormiga grabada que porta un grano de trigo (García Borja et al, 2012):

Entalle de cornalina con una hormiga. Época romana, s. II a. C.–s. III d. C. (García Borja et al, 2012)


Además de simbolizar la abundancia, las hormigas debieron ser partícipes de rituales mágico-médicos. Delatte y Derchain recuerdan, en su obra Les Intailles magiques gréco-égyptiennes (1964), las antiquísimas prácticas que hacían uso de las hormigas, mezclándolas en ungüentos y bebidas, para curar orzuelos, sordera, verrugas, podagra, gota o artritis. Para garantizar el éxito de un comercio, los griegos escondían en su interior una obrera o una reina…
A continuación, siete entalles romanos con hormigas:

Jaspe con hormiga tallada. Época romana, s. II d. C.

Jaspe con hormiga tallada. Época romana, s. II d. C.

Calcedonia con hormiga tallada. Época romana, s/f.

Cornalina con hormiga tallada. Época romana, s. II-III d. C.

Entalle con abeja y hormigas. Época romana, s. II-III d. C.

Cornalina con hormiga tallada. Época romana, s/f.

Entalle de mármol con 2 hormigas tirando de un arado. Época romana, s. I-II d. C.

Finalmente, muestro dos anillos de la época romana con gemas engastadas en las que se aprecian las hormigas talladas:

Anillo con hormiga tallada. Época romana, s. I-II d. C.

Anillo con hormiga tallada. Época romana, s/f.

Referencias:
  • CASAL R. 1990. Colección de glíptica del Museo Arqueológico Nacional. Madrid.
  • DELATTE A, DERCHAIN P. 1964. Les Intailles magiques gréco-égyptiennes. Bibliotheque Nationale, Cabinet des Medailles et Antiques. Paris.
  • GARCÍA BORJA P, LÓPEZ SERRANO D, JIMÉNEZ SALVADOR JL (eds). 2012. Al pie de la Vía Augusta. El yacimiento romano de Faldetes (Moixent, València). Valencia: Enagás-Acuamed.
  • GRAMATOPOL M. 1974. Les Pierres gravées du Cabinet numismatique de l'Académie Roumaine. Brussels: Latomus.
  • IMHOOF-BLUMER F, KELLER, O. 1889. Tier und Pflanzenbilder auf Münzen und Gemmen des klassischen Alterums. Leipzig, Teubner.
  • PHILIPP H. 1986. Mira et magica: Gemmen im Äyptischen Museum der Staatlichen Museen Preussischer Kulturbesitz. Berlin-Charlottenburg. Mainz am Rhein: P. von Zabern.

2 comentarios:

  1. Muy interesante este artículo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias José Alberto, otro abrazo,

    José María

    ResponderEliminar